Según los estándares de comercialización, cada grano tiene una tolerancia de entrea. Si esa proporción se supera, la mercadería queda fuera de estándar y hay que asumir un doble costo. Por un lado está la merma física, que se aplica según el peso en destino de la mercadería que figura en la carta de porte con el objetivo de descontar el contenido del agua de los granos. Estas mermas son definidas por una tabla y van, por ejemplo para el Maiz, desde 1,27 por ciento, si la humedad es del 14,6 por ciento hasta 13,29 por ciento si la humedad llega al 25 por ciento, aplicando un descuento adicional del 0,25 por ciento en concepto de manipuleo.Por otro lado, está el costo del secado al momento de hacer la entrega.

En este punto entra en juego el nivel de humedad que tenga la mercadería. Si la humedad es relativamente baja, la mercadería puede ser enviada directamente al puerto. Los niveles de tolerancia varían a lo largo del año y dependen, en especial, del avance de la cosecha, capacidad de secado, nivel de ocupación de las bodegas en puertos y del programa de buques.

 

Grano Tolerancia Diferencia Cálculo de la merma
Maíz 14,5 1,0 13,5
Sorgo 15,0 1,5 13,5
Avena, cebada, centeno – trigo, trigo-pan, arroz ciscara 14,0 0,5 13,5
Mijo 15,0 0,5 14,5
Cartamo 10,0 0,5 9,5
Lino 0,5 9,5
Colza 8,0 0,5 7,5
Girasol 11,0 0,5 10,5
Maní (descascarado) 9,0 0,5 8,5
Soja 13,0 0,5 12,5